miércoles, 16 de diciembre de 2015

¿Cómo afectan realmente los tacones a nuestros pies?

A muchas de vosotras os encantan los zapatos, a mí especialmente me vuelven loca. No hay día que salga de shopping que no acabe comprándome un par nuevo aunque tenga un zapatero lleno hasta rebosar. Y con los bolsos más de lo mismo!!!

En el post de hoy quiero centrarme en los tacones, ya sean botas, peeptoes o de cualquier otra clase. El caso es que, aunque nos encanten porque estilizan nuestra figura, su uso de manera habitual puede acarrearnos serios problemas en nuestros pies y, a consecuencia de ello, también en otras zonas del cuerpo como la espalda (más concretamente la columna vertebral).
¿Empezamos?

Escarpines con plataforma (11 cm): Chanel

Siempre hemos escuchado a nuestras madres y abuelas decir que los tacones altos (más de 3 centímetros) son malos para espalda y pies, pero no solemos echarles cuenta porque a nosotras nos gusta el efecto que conseguimos al llevarlos puestos. Hace unos años, la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid realizó un estudio junto con la Clínica CEMTRO sobre este tema, y han demostrado que el uso de tacones altos provoca deformidades en los huesos de los pies. Estas deformidades se corrigen al quitarnos los tacones, pero si los usamos de manera habitual no se invertirán, sino todo lo contrario, acabarán siendo permanentes si no pasamos por el quirófano para corregir esos molestos "juanetes", que es como llamamos coloquialmente a estas deformaciones de los huesos.

Pero esto no es todo. Estas deformaciones son muy dolorosas y si además le sumamos todo el peso de nuestro cuerpo cuando andamos, la cosa se complica aun más. ¿Por qué? Pues precisamente porque al pisar intentaremos poner el pie de tal manera que nos duela lo menos posible, adoptando una mala postura que perjudica a nuestra espalda.

Pero chicas no os preocupéis. Podéis seguir usando tacones en las ocasiones que queráis, pero siempre teniendo en cuenta que no es aconsejable un uso diario de tacones con una altura superior a 3 centímetros.

Espero que este post os haya servido para aclarar ciertas dudas o miedos sobre el uso de los tacones. Mañana os espero con un nuevo post.

4 comentarios:

  1. Yo no suelo utilizar a diario los tacones pero debo de admitirlo, me chiflan!
    ¡Muchas gracias por los consejos y la info!
    un besiito enrome guapa!
    Te espero por mi blog --> http://hablandodemodachic.blogspot.com.es/2015/11/nail-art-ii.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias a ti por leer mis posts!
      Me encanta tu blog, sigue así ^^
      Un beso!

      Eliminar
  2. Yo no soy mucho de tacones, pero la verdad que necesito un zapato con algo de tacón, o suela un poco alta (No superior a 3 cm) para no tener dolor de espalda la verdad.
    Pero sí, tienes razón, de vez en cuando no hace daño.

    Me ha encantado el post.
    ¡Un abrazote!

    Carla García
    http://losundiscloseddesires.blogspot.com.es/
    http://ansiadevermundo.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Carla, me alegra mucho que te guste el post!
      Sigo tu blog por e-mail.
      Un saludo!

      Eliminar