lunes, 21 de diciembre de 2015

Cinco consejos para terminar bien un día duro

¡Hola chicas! Desde que ha empezado diciembre no he parado ni un momento, ya sabéis, reuniones familiares, trabajo, planes que surgen de imprevisto... Pero al final del día siempre procuro encontrar un hueco para compensarle a mi cuerpo todo el estrés que acumula durante el día. Por eso, el post de hoy quiero dedicarlo a ese ritual de belleza y relajación que todas nos merecemos después de un día duro, porque aunque estemos cansadas por las batallas diarias debemos hacer un último esfuerzo antes de acostarnos para que nuestro cuerpo no nos pase factura con el paso del tiempo.


  • Paso 1 >> Una ducha relajante

Dependiendo de las ganas que tengas, opta por una ducha o un baño bien calentito que hará que te olvides de todo lo que hayas tenido que hacer durante el día. Este debe ser el momento del día en el que te relajes y dejes tu mente en blanco por un momento, disfrutando de tener ese ratito de paz que tanto has anhelado durante el día.

  • Paso 2 >> Masaje de hidratación

Después de la ducha, aprovecha para mimar tu piel aportándole hidratación con una crema corporal que contenga aceites aromáticos (el de coco me encanta). Con esto conseguirás dejar tu piel suave, hidratada y con un olor irresistible. Empieza por los pies y ve subiendo hasta llegar a brazos y cuello, dándote un masaje a la vez que vas aplicando la crema.

  • Paso 3 >> La hora del rostro

Ahora es el turno de tu rostro, ese que está expuesto durante todo el día al frío, a la contaminación, al cansancio... Y después de haber aguantado el tipo necesita una justa recompensa.
Para ello, limpia con un gel espumoso específico para tu tipo de piel y luego aplica un tónico hidratante con el que terminarás de quitar las impurezas que le quedaran a tu piel. Por último, mima tu rostro con una crema que aporte hidratación y luminosidad a tu piel, para devolverle ese aspecto cuidado que tanto nos gusta.

  • Paso 4 >> Date un capricho

Túmbate en el sofá y permítete darte un capricho, algo que no suelas comer a menudo y que se te apetezca (yo siempre tengo en casa algo de chocolate para una ocasión como esta).

  • Paso 5 >> Disfruta en tu sofá

Elige una buena peli que te guste y disfruta. ¡Después de un día tan ajetreado te lo mereces!



¿Qué os parece chicas? Una vez que lo probéis será el momento más esperado después de un día duro de trabajo, de comidas navideñas o de cualquier plan que os ocupe el día.

Os  espero mañana con un post sobre una colaboración que hemos hecho hoy. ¡No os lo perdáis!

2 comentarios:

  1. Ohhhh, ojalá yo tuviese tanto tiempo para someterme a todo el proceso jejeje.

    Yo de momento me "apaño" con la ducha relajante - aunque rápida - y arreando... ojalá llegue el día en que pueda hacerlo completo jejej

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. oh me iría genial una tarde así... la necesito!!
    @decrisconamor

    ResponderEliminar