martes, 13 de febrero de 2018

CARNAVAL

¡Buenas mis queridos caprichos@s! ¿Qué tal habéis pasado estas últimas dos semanas? Ya por fin acabé los exámenes y todo va volviendo a la normalidad poco a poco, así que ya es hora de retomar la actividad en el blog, que tengo muchas cositas que enseñaros.

Como ya habréis podido ver por las redes sociales, el domingo estuve disfrutando de Cádiz y sus carnavales con un disfraz muy "dulce" y sobre todo rosa, así que en el post de hoy os cuento todos los detalles de mi escapadita gaditana y el por qué de mi disfraz, además del paso a paso que seguí para confeccionarlo.

En varias ocasiones os he contado lo mucho que me encanta esta ciudad, pero en carnavales me gusta todavía más. Creo que fue allá por mayo de 2004, en el viaje de fin de curso que hicimos con el colegio, cuando empezó mi fascinación por la tacita de plata. Y es que Cádiz es un verdadero paraíso. Cómo me gusta eso de pararme en cada esquinita a escuchar mis agrupaciones de carnaval favoritas, comer pescaito frito en la viña y pasear por la playa de La Caleta. Si no lo habéis hecho nunca, ya estáis tardando, porque es una completa pasada, aunque ya os digo que por mucho tiempo que paséis allí siempre os sabrá a poco.

En esta mini escapadita no podía faltar eso, CARNAVAL, por eso recorrimos cada rinconcito de Cádiz en busca de las comparsas, chirigotas y coros que más nos han gustado en el COAC 2018. Disfrutamos como niños cantando, riendo, bailando, saltando, haciéndonos fotos... Eso sí, acabamos completamente reventadísimos después de casi 12 horas de carnaval, pero indudablemente mereció la pena.

Muchos os preguntaréis, ¿pero de qué ibas disfrazada?. Los que estéis inmersos en este mundillo del carnaval lo habréis cogido al vuelo, pero para los que no, ya os lo aclaro yo. El año pasado había una chirigota que me gustó mucho que se llamaba Los pastelitos. Ellos iban disfrazados de ese famoso dulce que conocemos todos, pantera rosa, y simulaban un grupo de música, cantando sus cuplés "en capuchino". Así que este año he querido disfrazarme como ellos, aunque dándole mi toque personal incorporándole un tutú.

La confección del tipo (para el que no lo sepa, así es como llaman al disfraz en Cádiz) es muy sencilla:
  • Al tutú rosa le cosí unos cupcakes que había hecho yo misma con fieltro beige, marrón y rojo.
  • El chaleco sin mangas lo hice también con fieltro, de color rosa, sacando el patrón al medir la distancia entre los hombros y dándole la longitud que quería, sin olvidarme de hacerle la forma para los brazos (eso para la espalda). Igual en la parte delantera, pero además haciéndole un pico más o menos hasta debajo del pecho. Lleva un cupcake cosido en el hombro izquierdo.
  • Para el cinturón, utilicé fieltro beige, con anchura de unos 6 centímetros y la longitud de vuestra cadera. Aquí al cupcake le cambié el color de la crema y se la puse rosa para que hiciera contraste.
  • La corbata está hecha con fieltro rosa del mismo color que el chaleco, de unos 3 centímetros de ancho y la longitud que queráis darle.
  • Y para completarlo, camisa blanca y podéis elegir entre leggins o leotardos rosas.
¿Qué os parece el disfraz?
¿Cómo os habéis disfrazado vosotr@s para carnaval?
Os espero el jueves con un nuevo post. Y recordad, para enteraros de todas las novedades del blog no olvidéis seguirnos por nuestra redes sociales (Facebook, Twitter e Instagram), ya que a través de ellas os iré contando todos los eventos a los que vaya asistiendo, los looks que voy subiendo al blog y muchísimas más cosas interesantes.

¡Mil besos mis caprichos@s!

No hay comentarios:

Publicar un comentario